Documento 1ro: Juventud Peronista Liberación Nacional Abril 2009

La Liberación Nacional es una realidad

Asistimos en estos días a una prueba de fuego para el modelo político económico de liberación que protagoniza nuestro pueblo, mediante la conducción de los compañeros Néstor y Cristina Kirchner. Las elecciones del próximo 28/06/09, pondrán a consideración de la nación, la profundización de un proyecto que busca, sin lugar a dudas, poner justicia luego de 30 años de sufrimiento de un pueblo, que fue condenado al hambre y la exclusión, por una elite oligárquica que ha vuelto a mostrar sus garras en los últimos meses. Nuestro modelo de país es del pueblo, para el pueblo y junto al pueblo, por lo tanto necesitamos renovar el respaldo que este nos diera en las elecciones de 2007 en un nuevo plebiscito electoral.

La participación de cada militante es indispensable de ahora en adelante, porque asumimos un compromiso con la historia, porque encontramos una razón trascendente por la cual luchar, porque este es el modelo que nos legaron Perón y Evita cuando nos plantearon la felicidad del pueblo y la grandeza de la nación.


Nuestra Juventud Peronista, se constituye como un espacio político lejos de las especulaciones y producto de una caracterización de las ideas rectoras del peronismo profundo. Este principio fundante de nuestra organización, nos exige simplemente ponerlo en valor, nos solamente en la vinculación cotidiana con las fuerzas políticas hermanas, sino también para vincularnos con cada sector de la sociedad y con cada individuo, que deba ser convocado a la tarea de defender esta parada. Es desde este horizonte ideológico y programático que decimos, somos gobierno, porque este gobierno es nuestro, independientemente de los lugares que hoy nos toca ocupar en la estructura del estado. Una revolución popular nace y se hace en cada casa, cada equina, en cada fabrica, en cada mate compartido, por eso debemos profundizar nuestra inserción militante en el pueblo, para decir sin miedo ni vergüenza, que este gobierno es nuestro, es de todos y tenemos que defenderlo.


Somos gobierno porque a través de la conducción del estado que llevan adelante nuestros compañeros, hemos logrado cosas que nos parecían como un sueño hace apenas seis años atrás. Recuperamos la moneda, echamos al FMI de nuestra casa, salvamos el dinero de nuestras jubilaciones que estaba en la timba financiera internacional, recuperamos empresas de servicios como Aerolíneas, el correo y tantas otras. Florecen desde hace 6 años en el horizonte de estas pampas, viviendas, caminos, facultades, centrales atómicas, hospitales, fábricas. Se prolongan como raíces, nuevas redes de agua, gas y cloaca. Parece que en cada inauguración se hace ladrillo, teja y ventana, cada palabra que nos legara el general cuando no hablaba de la felicidad del pueblo y la grandeza de la patria.


Nuestro gobierno defiende celosa y tozudamente la mesa de cada familia, impidiendo que unos pocos, vuelvan a apropiarse de este ciclo de crecimiento económico que es producto del esfuerzo de todos los argentinos. Nuestro gobierno está cumpliendo con un mandato histórico, poniendo al mercado en función de la economía y a la economía a servicio del hombre, reconciliando de esta manera, al estado con el pueblo. Sin embrago no podemos eludir que la batalla ideológica está entroncada con la disputa por la representatividad lograda mediante de las elecciones y que, sin caer en especulaciones mediocres, debemos estar a la altura de las circunstancias en aras de ocupar los espacios políticos que creemos somos capaces de resignificar y orientar, para el proyecto de liberación. Por esto debemos trabajar con disciplina, solidaridad e integridad según los roles que nos toque jugar dentro de la dinámica política, y en esta coyuntura, la territorialidad es el ámbito estratégico de cada militante del espacio. Hemos recuperado el Partido Justicialista para el pueblo y con la conducción del compañero, Néstor Kirchner, debemos salir a las calles a ganar cada voto, boca a boca, puerta a puerta. La tareas que tenemos por delante es titánica, ya que el adversario cuenta con un aparato mediático descomunal al cual tenemos que contra-restar con un enorme esfuerzo militante.


La municipalización de la política es una realidad objetiva a cual asistimos desde los últimos años, y es el anclaje fundamental de las medidas en favor del pueblo, que vienen acertando desde la conducción nacional. Es por esto, que todos nuestros compañeros deben aspirar a volverse necesario en el accionar cotidiano de la realidad local en la que se encuentren.


Sin embargo debemos entendernos como un espacio emergente de la recuperación de la doctrina para nuestro partido, sabiendo que nuestro elemento aglutinante es la Argentina Grande con que San Martín soñó. Cada militante de la Juventud Peronista debe sacar de su mochila el bastón de mariscal propendiendo a que cada compañero sea un líder en potencia de nuevos compañeros. La Juventud Peronista pone como motivación central de su accionar político a la doctrina nacional justicialista, la defensa del gobierno popular y el crecimiento ordenado en cada frente de lucha. En definitiva y parafraseando al general, “debemos ser artífices de nuestro propio destino y no instrumento de la ambición de nadie”.

Nuestra voluntad es la apertura a la creación de nuevas orgánicas, superadoras en donde el valor del militante sea el primer valor de la escala, apostando permanentemente a tener la puerta abierta a la discusión política genuina, en función de acordar un eje programático que nos oriente constantemente hacia la concreción de una patria socialmente justa, políticamente libre y económicamente soberana.